Menú

InicioSobre Naturmi Cosmética Natural Aceite de argán Opiniones Tienda online

22 ago. 2013

4 cosas que quizás no sabías sobre la cosmética natural


La cosmética natural cada vez tiene más adeptas, gracias a la necesidad de productos alternativos a los cosméticos convencionales que incluyen sustancias químicas que pueden provocar alergias, irritaciones o daños para la salud a largo plazo, además de contribuir a contaminar el medio ambiente.

¿Conoces los verdaderos beneficios de la cosmética natural? ¿Sabrías distinguir a la primera un cosmético natural de uno convencional? Te dejamos con 4 puntos clave que te sacarán de dudas:

1. Un cosmético que sólo incluye un pequeño porcentaje de ingredientes naturales en su composición no es natural


Según la mayoría de entidades certificadoras de cosmética ecológica, para que un cosmético sea considerado natural debe estar compuesto al menos en más de un 95% por ciento por ingredientes orgánicos. También es muy importante que no incluya sustancias “prohibidas” que a la larga pueden resultar dañinas y tóxicas, como derivados petroquímicos (paraffinum liquidum, mineral oil, PEG’s, parabenos), perfumes artificiales (parfum) o sulfatos (sodium lauryl sufalte). Lo más importante es que mires la etiqueta y te fijes en el listado de ingredientes, especialmente los que se nombran al principio, ya que aparecen en orden de mayor a menor cantidad: es la mejor garantía para saber si un cosmético es natural. Y si además el producto incluye un aval ecológico (Ecocert, Cosmebio, BDIH, etc.), mayor tranquilidad.

2. Los cosméticos naturales no presentan ni colores llamativos ni olores artificiales


Desconfía de aquellos productos que se venden como orgánicos con colores naturalmente imposibles (fucsia, azul, amarillo) y con “esencias de frutas”, que son en realidad perfumes artificiales que imitan estos olores. Los perfumes siempre deben provenir de aceites esenciales (suelen indicarlo en el etiquetado), ya que la composición de un perfume puede incluir una serie de sustancias potencialmente dañinas para la salud, como los ftalatos, algo que no se indica en el listado de ingredientes, ya que sólo aparece la palabra "parfum". En el caso de los colorantes, los cosméticos naturales acostumbran a no incluirlos, y si los llevan deberían ser siempre de origen natural.

3. La cosmética natural es eficaz


Muchas de las cremas que se venden hoy en día con prometedores principios activos contienen en realidad sustancias artificiales que provocan efectos temporales en la piel, sin aportarle la hidratación y nutrición duraderas que necesita para estar sana. La cosmética natural incluye muchos ingredientes naturales con propiedades extraordinarias afines al manto hidrolipídico tu piel, además de proporcionarle resultados eficaces y duraderos: aceites vegetales hidratantes y nutritivos ricos en ácidos grasos esenciales y vitaminas que previenen y atenúan el envejecimiento, extractos de plantas medicinales, aceites esenciales con propiedades calmantes, antisépticas, regeneradoras, antiedad, etc. La clave para una piel sana y bonita está en no agredirla, hidratarla y nutrirla al máximo, y en este sentido la naturaleza nos ofrece muchos ingredientes para cuidarla de forma natural.

4. La cosmética natural es respetuosa con tu piel y con el medio ambiente


Un verdadero cosmético natural debería fundamentarse en ello, es su razón de ser: por este motivo excluye todas aquellas sustancias químicas nocivas para tu salud, la de tu piel y el medio ambiente, además de envases contaminantes, como alternativa a los cosméticos industriales. Estos últimos incluyen un parte importante de ingredientes artificiales (en su mayoría petroquímicos), abaratando de este modo los costes de producción. No olvides que la piel es el órgano más extenso del cuerpo y las sustancias que absorbe llegan al torrente sanguíneo. Parte de esta filosofía también incluye el no testar en animales y garantizar que la producción de los ingredientes se dé en condiciones de comercio justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario